En la cultura africana, las máscaras adquieren identidad en el ritual junto con la danza, no son el duplicado de la realidad, son un instrumento de evocación y un lugar de aparición. El objeto da forma a seres que no la tienen, espíritus y divinidades, y se ofrece como sustituto para seres que la perdieron.

La estética africana comprende diversidad de estilos y medios expresivos, desde sensaciones visuales, auditivas, rítmicas, olfativas y gustativas que hacen de las formas visuales un conjunto más amplio.

El arte africano debería ser una historia del arte danzado, inseparable del tiempo y el movimiento. La música, el canto, la danza y la exhibición de las máscaras proporciona la estructura de toda la estética africana. Los movimientos de la danza reproducen los altibajos del sonido en el estirarse y agacharse del cuerpo, la posición arrodillada y la erguida serían sus equivalentes escultóricos.

Respeto a las formas: pueden encontrarse formas femeninas de rasgos finos, frente amplia, ojos rasgados, a veces pintados de blanco, nariz fina y boca carnosa, las  masculinas son grotescas, frente poco espaciosa, ojos saltones, nariz chata, y labios prominentes. Algunas incluyen cuernos que son símbolo de fertilidad y varían en número siguiendo un simbolismo sexual, el 3 y 6 están ligados a la masculinidad, al impulso del deseo y al saber. El 4 y 8 a la feminidad, a la pasividad a la corporeidad y a la vida. El 2, 5 y 7 están ligados a la androginia a la coexistencia de actividad y pasividad, a la dualidad e inteligencia y animalidad, a la necesidad del trabajo y a la combinación de masculino y femenino en la vida matrimonial, social y en la unidad misma de la persona.

Los materiales utilizados por los africanos fueron madera y metales. Los colores fundamentales africanos eran el blanco, rojo, y negro con predominancia distintiva de uno de los tres.

Historia del Arte I, Cátedra Magaz, IUNA bs as. Argentina, autoras: Ana María Fazio, Sabrina Shuartzbard, Rocío Veas, Claudia Vásquez, Mariana Arambarri. IUNA – 1 de Julio de 2009

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *